Este estudio anual clasifica los entornos de negocios para microfinanzas en 55 países y presenta una perspectiva tanto en tendencias globales como para cada país. El estudio de este año muestra que la industria de microfinanzas a nivel global está entrando en una etapa más madura y de crecimiento sostenido, que hace sido posible gracias a mejoras en gobierno corporativo, capacidad regulatoria y manejo de riesgos. Sin embargo, el análisis resalta que todavía existen brechas en regulación y en el mercado, las cuales limitan a la industria a alcanzar su potencial y mejorar el acceso a financiamiento para los más pobres.

Perú lidera la lista de países, seguidos de Bolivia, Pakistán y Kenia, según el ranking del 2011, que compara los sectores de microfinanzas de países y regiones bajo dos categorías – Marco Regulatorio y Práctica y Marco Institucional. Estas dos se complementan con un factor de ajuste para tener en cuenta las conmociones políticas y de estabilidad que puedan afectar al sector.

Los sólidos resultados de América Latina son impulsados por puntajes altos en áreas que facilitan las microfinanzas, particularmente la existencia de una infraestructura de centrales de riesgo que están relativamente bien establecidas en la región.

Otros países de América Latina que hacen parte de los doce primeros lugares son: El Salvador, Colombia, Ecuador, México, Panamá y Paraguay.  México y Brasil, las economías más grandes de América Latina, tomaron medidas importantes para mejorar el entorno para las microfinanzas, con ambos países ubicados entre los primeros 15 puestos del índice.

El reporte destaca que, como grupo, los países de América Latina no obtienen resultados altos en el área de Marco Regulatorio y Práctica, aunque los mejor ubicados,- Bolivia y Perú, -así como El Salvador, Ecuador y Panamá, se mantienen sólidos en la clasificación general, ubicándose entre los diez primeros puestos a nivel mundial.

Otros puntos a resaltar para la región:

 •Perú tiene uno de los sectores de microfinanzas más sofisticados de la región, gracias a la efectiva capacidad de supervisión de su regulador financiero, la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, y una estructura legal favorable que establece reglas bien definidas para instituciones microfinancieras tanto reguladas como no reguladas.

•Bolivia mantiene un fuerte y favorable entorno regulador para las microfinanzas con prácticas sobresalientes en transparencia de precios (en la cual está en primer lugar a nivel mundial), resolución de disputas y un sistema de centrales de riesgo integral.

•El Salvador continúa desempeñándose bien. Es el primer país en Centroamérica y se mantiene en el quinto puesto de la clasificación global. El Salvador tiene una estructura regulatoria particularmente sólida (séptimo puesto en esa sub-categoría) y su industria de microfinanzas presenta estándares de contabilidad razonables y un sistema de centrales de riesgo desarrollado.

•Entre los diez primeros países de la clasificación general este año, el puntaje de México mejoró notablemente, subiendo 13 puntos y llegando al décimo puesto. Esto debido a esfuerzos importantes para en la simplificación de  la regulación de las microfinanzas, mejoras y estandarización de prácticas de contabilidad, y el establecimiento de reformas para mejorar la protección al consumidor en temas de transparencia de precios y resolución de disputas.

 Acerca del Microscopio Global

El Microscopio Global sobre el entorno de negocios para las microfinanzas 2011 ofrece por tercer año un análisis profundo del ambiente de negocios en 55 países. Es también el quinto índice que monitorea 21 países de América Latina y el Caribe.

Este trabajo contó con el apoyo financiero del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), miembro del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo, CAF, Banco de Desarrollo de América Latina y el Fondo Fiduciario de Asistencia Técnica de los Países Bajos a través de la Corporación Financiera Internacional (IFC).